Novena Católica En Honor a La Santísima Trinidad

Esta hermosa novena te permite conectar tu espiritualidad con la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, los tres comparten los mismos atributos conformando a un único Dios.

Muchos de los santos en sus historias contaban sobre los milagros que ocurrían cuando le pedían a la Santísima Trinidad; incluso hay devotos de la Santísima Trinidad que dejan sus experiencias al realizar esta novena.

La Santísima Trinidad también es conocida como un gran misterio de la iglesia católica, la iglesia ha dejado claro que existe un solo Dios, pero está representado en tres personas, Dios padre no tiene origen, pero el Hijo viene del Padre, y el Espíritu Santo viene tanto del Padre como del Hijo.

Es por ello, que el Padre representa poder particular de la creación, el Hijo enseña el conocimiento del Padre y el espíritu Santo representa la bondad y la santidad.

¿Cómo se reza la novena?

Novena a Dios Trino Uno

Antes de rezar la novena es recomendable que confiese a Dios tus pecados, comulgar tres veces.

  • Inicia con la señal de la santa cruz.
  • Oración inicial de todos los días.
  • Oración de los nueves días.
  • Seguido de tres credos seguido de un gloria.
  • Oración Final de todos los días.

¿Cuándo se inicia?

Esta novena inicia cualquier día de tu vida, todos los días se le puede dedicar al señor nuestro Dios y hacer conexión con él a través de la oración. Sin embargo, la puedes realizar nueves días antes de la fiesta de la Santísima Trinidad que se celebra los 16 de junio de cada año.

¿Para qué sirve?

Esta novena sirve en alabanza a la Santísima Trinidad a través de las oraciones, comenzando con la señal de la cruz, sirve también para ayudarte a salir de un sinfín de problemas o dificultades que se te puede estar presentando en tu vida. No olvides llevar contigo la fe.

Novena a La Santísima Trinidad

Con esta novena tienes un mundo de posibilidades para colocar en orden tu vida, a través de la alabanza te permites estar en gratitud con la Santísima Trinidad, es oportuna para limpiar tus pecados y entrar en un acto de arrepentimiento y así tus suplicas puedan ser escuchadas, abre tu corazón para que el Espíritu Santo pueda entrar en tu vida.

Oración Inicial

¡Oh! Santísima Trinidad,
queremos abrir nuestros corazones,
nuestras almas y todo nuestro ser en estos nueves días de oración,
para ofrecerte una bella alabanza te agradecemos
por darnos luz en momentos de tinieblas y
que hoy podamos estar aquí honrándote.

Has de nosotros instrumento de tu paz,
que tu bendición nos acompañe en esta hora de oración
y en el transitar de nuestras vidas, por eso hoy le decimos
a nuestro Padre gracias, gracias por la vida,
a nuestro Hijo que borre nuestros pecados con su sangre
y al Espíritu Santo que entre en nuestras vidas y nos acompañe siempre.
Amén.

Día primero

En este primer día de oración honramos al Padre
quien nos creó a su imagen y semejanza,
honro al Hijo quien se sacrificó por nosotros para salvarnos
y triunfo sobre el infierno y mostró el camino al cielo,
honro al Espíritu Santo por borrar el pecado original en el bautismo.

¡OH! Santísima Trinidad, bendíceme, dame sabiduría
para seguir los caminos de Dios, para que sea el centro de mi vida,
en este día dejo mis intenciones (Indique intenciones aquí),
para que sean elevadas a nuestro Dios Supremo.
Amén.

Rezar tres credos y un gloria.

Día segundo

En este segundo día de oración,
queremos agradar a la Santísima Trinidad glorificando
al Padre, Hijo y Espíritu Santo, solo tú haces cosas
maravillosas en nuestras vidas por eso hoy con
mucho amor abro mi corazón para que manejes
todo mi ser y seas tú quien conduzca mi vida.

Hoy te pedimos por todas esas dificultades
que están pasando en nuestras vidas,
bien sea económica, amorosa, en salud, en el trabajo entre otros,
para que cada una vaya tomando el camino correcto en mi vida.
Amén.

Rezar tres credos y un gloria.

Día tercero

En este tercer día de oración de esta bella novena,
pedimos al Hijo, quien con su valentía y amor a Dios
resistió a toda maldad y humillaciones que le hizo un pueblo,
hoy queremos imitar tu valentía y solamente abrir
nuestros corazones hacia el camino de Dios.

Danos las fuerzas suficientes para llevar la vida de manera ligera
sin descuidar lo que realmente nos importa con madurez
y responsabilidad, te pedimos por todos los hijos
de nuestra nación para que sean inducidos al cristianismo
y las tentaciones no se apoderen de sus vidas.
Amen.

Rezar tres credos y un gloria.

Día cuarto

Espíritu Santo,
en este cuarto día de novena queremos dedicarlo a ti,
que seas nuestra energía en momentos de turbulencia,
que te apiades de las personas que sufren una enfermedad
que tal vez no la han aceptado y se han dado cuenta que
los milagros existen cuando nos acercamos a Dios.

Limpia los corazones, las almas y las mentes de las personas
que solo sienten maldad por el prójimo,
ayúdanos a transformar nuestras vidas y la de lo más débiles
al camino correcto de Dios, queremos ser testigos
de las maravillas de nuestro Padre.
Amén.

Rezar tres credos y un gloria.

Día quinto

En este quinto día de novena,
lo dedicamos a la Santísima Virgen María,
la madre de Jesús el Hijo del Padre,
para que nos consuele con su gran amor de madre
y nos proteja y sea el alivio de nuestras angustias en estos momentos.

Tu amada madre, que con tu bondad nos escuchas,
hoy nos rendimos ante ti y te pedimos perdón
por si no hemos sido unos buenos hijos,
desde este momento deseo llevar una vida santa
cumpliendo los mandamientos de nuestro Padre.
Amén.

Rezar un Padre Nuestro un Avemaría, tres credos y un gloria.

Día sexto

Dios Trino y Uno,
en este día de novena abrimos nuestros corazones
para perdonarnos por los pecados que hemos cometidos,
también para perdonar a los que han herido nuestros sentimientos,
de este modo limpio mi espíritu y lo fortalezco
con la presencia de la Santísima Trinidad.

Gracias Padre, Hijo y Espíritu Santo por estar en nuestras vidas,
por entrar en ella, en estos momentos podemos sentir
tu presencia y agradecer los dones que has colocados
para desenvolvernos en el transitar de esta vida,
bendícenos Dios Trino y Uno.
Amén.

Rezar tres credos y un gloria.

Día séptimo

En este séptimo día de novena,
pedimos a la Santísima Trinidad para la protección
de las familias, para que haya un entendimiento diario,
para que en medio de las dificultades se acerquen
a nuestro Dios a través de la oración.

Protégelos de toda enfermedad y peligros,
que el amor reine en cada uno de los hogares de los presentes,
que haya entendimiento y sigan los ejemplos de María Madre,
Padre, Hijo y que el Espíritu Santo actúen en
cada uno de sus vidas por el camino del bien.
Amén.

Rezar tres credos y un gloria.

Día octavo

Hoy realizamos cantos y alabanzas a nuestro Padre y Madre
en agradecimiento por escuchar nuestras peticiones,
por darnos la oportunidad de estar en la tierra
cumpliendo la misión que Dios nos hay encomendando.

Hoy tenemos el corazón lleno de gratitud,
con la divinidad de nuestro creador,
dejando todo lo positivo que nos presenta la vida,
apartando a un lado las cosas malas que nos conducen al abismo,
hoy agradecemos quienes somos gracias al poder de Dios.
Amén.

Rezar tres credos y un gloria.

Día noveno

En este último día de novena,
pedimos la bendición y protección de la Santísima Trinidad,
para que todo lo que nos propongamos de ahora
en adelante sea cumplido bajo su voluntad,
así pues, entendamos que solo Dios sabe el porqué de sus designios.

Queremos llevar esta hermosa novena a cada uno
de los hogares donde el espíritu de las personas
se encuentre desoladas para que, con la gracia del Padre,
Hijo y Espíritu Santo alimenten su ser y encuentren una vida santa.
Amén.

Rezar tres credos y un gloria.

Oración Final

Con la oración final,
alabamos a nuestra Virgen María,
abogada y protectora nuestra,
quien con misericordia guarda y consuela el dolor
de nosotros sus hijos, porque solo una madre
es capaz de entender los sufrimientos de sus hijos.

Por eso recibimos la bendición de nuestra
madre celestial este y todos los días de nuestras vidas,
con la esperanza de que renovemos nuestros corazones.
Amén.

Con esta novena a la Santísima Trinidad, también realiza la devoción a la virgen María, pues como es sabido todo lo que hagas desde el corazón poniendo un grano de fe se verá realizado en el momento que menos esperes. Por eso es de suma importancia la oración santa es a través de ella que las vírgenes, santos y sobre todo Dios nos escucha y la verdad que con la Santísima Trinidad podemos realizarla en el momento que consideres pertinente.

 

Más Novenas relacionadas

Ir arriba