Novena Estación del Vía Crucis

Existen diferentes procesos para crear un vínculo religioso con algún ente, la mayoría nos unen más a Dios, a Jesús o a la Virgen a través de los 9 días de plegarias, en el caso del Vía Crucis no es necesario una novena, pues este posee 14 días de plegarias que contarían perfectamente como este otro proceso.

El Vía Crucis es todo el recorrido que tiene Nuestro Salvador a la hora de ser crucificado, oramos por él para entender lo que sintió y abrazar su sacrificio, sin Él no estaríamos donde estamos.

¿Cuál es la décima estación del Vía Crucis?

Novena Estacion Del Via Crucis
Vía Crucis

La Décima Estación es esa en la cual Nuestro Salvador, Jesús, queda completamente despojado de toda su vestimenta, quedando completamente vulnerable al mal que rodea el mundo, esta es una de las estaciones claves del Vía Crucis porque muestra el lado más humano de un ser celestial como Jesús.

Novena estación del Vía Crucis

En el caso del Vía Crucis no existe como tal una novena para realizarle, porque para ello tenemos el Vía Crucis que en vez de ser 9 días de oraciones son 14 días, al recitarlo lograremos una conexión y un vínculo indestructible con Jesucristo Nuestro Salvador, y por fin en nuestras vidas lo tendremos presente en todo momento, guiándonos por el camino correcto.

Primera Estación

La sentencia de Jesús ha sido la muerte

Has sido sentenciado Jesús, por todos nosotros, a cargar la cruz
La cruz de la redención del mundo en el que vivimos
Tu sentencia es nuestra culpa, por todos nosotros has sido condenado a muerte
Te hemos dado la espalda y tú has optado por salvarnos
Nosotros hemos huido y tú has permanecido fuerte hasta el final
Ayúdanos a ser como tu Jesús, debemos sufrir lo que tu sufriste
Todos nosotros lo merecemos, pues hemos pecado
Te pedimos nos perdones y tengas piedad
Amén

Recita un Padre Nuestro, un Gloria y un Ave María.

Oración para finalizar

Te ruego Mi Señor
Que, con la ayuda de la Virgen,
Intercedas por nosotros
Para que jamás se nos olvide
El sacrificio de tu vida
Has muerto por todos nosotros
Por eso estamos completamente agradecidos
Te pedimos que nos acompañes
Por el resto de nuestras vidas
Junto a ti
Estamos a salvo
Amén

Segunda Estación

Nuestro Salvador tiene que cargar su propia cruz

Has cargado Jesús, tu cruz, esa en la que morirás por nosotros
Ayúdanos a entender su importancia, a entender mis propias cruces
Esas que nos pesan día a día y que cargamos hasta el final de ellos
Ayúdanos a convertir cada cruz en una prueba de amor real
Como fue tu cruz y tu muerte una muestra de amor por todos nosotros
Somos pecadores y sabemos que tendremos tu misericordia
Amén

Recita un Padre Nuestro, un Gloria y un Ave María.

Rezar la oración para finalizar.

Tercera Estación

La primera caída de Jesús, por el peso indescriptible de la cruz

Has caído al suelo por tanto peso Jesús, y con todas tus fuerzas te has puesto de pie
Ayúdanos a nosotros a levantarnos cuando somos derrotados cada día
Te pedimos el aprendizaje de la caída, para no volver a tropezar con la misma piedra
Nos seguiremos levantando de la caída con tu ayuda, para seguir en este camino
El camino del bien, el camino hacia el reino de Dios
Pues tú nos has mostrado tu piedad
Amén

Recita un Padre Nuestro, un Gloria y un Ave María.

Rezar la oración para finalizar.

Cuarta Estación

La Virgen María y Jesús se encuentran en el recorrido

Nuestra Madre nos acompaña y te ha acompañado a ti Jesús en los peores momentos de la vida
Nos apoyaremos en ella siempre, pues llena de paz y tranquilidad llena de luz
Este camino oscuro, para mostrarnos el sendero a tomar
Su amor es incomparable, nos cuida y nos protege, ella nunca nos abandona
Amén

Recita un Padre Nuestro, un Gloria y un Ave María.

Rezar la oración para finalizar.

Quinta Estación

Nuestro Señor recibe la ayuda del Cirineo, quien carga un lado de la cruz

Estamos en este mundo gracias a ti Jesús, todos con un propósito que cumplir
No podemos ser buenos en todo, pero somos buenos para algo
Muéstranos el camino a nuestra vocación, pero también danos la valentía
De ayudar a otros sin esperar nada a cambio, seremos como Cirineo cuando te ayudó con la cruz
Ayudaremos al prójimo y le enseñaremos tu palabra
Amén

Recita un Padre Nuestro, un Gloria y un Ave María.

Rezar la oración para finalizar.

Sexta Estación

La Virgen María limpia el rostro de Jesús con un pañuelo

Jamás estaremos solos, pues Nuestra Madre contra viento y marea estará ahí para cuidarnos
Ella se acercó a ti, cuando no quedaba nadie a tu lado,
Hasta yo mismo suelo abandonarte, cuando la mundano y terrenal me cautiva
Cuando me burlo o ataco a alguno de mis hermanos para impresionar al mal
Siempre te abandono, pero no es lo que deseo, por eso te pido
Ayúdame a alejarme de tales banalidades, mantenme junto a ti
En todo momento, pues ese es el lugar en el que quiero estar siempre
Amén

Recita un Padre Nuestro, un Gloria y un Ave María.

Rezar la oración para finalizar.

Séptima Estación

Jesús cae por segunda vez al suelo

Una nueva caída, tus fuerzas físicas disminuyen, pero tu fuerza espiritual te hace avanzar
Caminas firmemente hacia tu muerte Jesús, y caes al suelo con la pesada cruz delante de todos
Sin temor, por eso te pido que me ayudes a caer y a levantarme sin importarme nada
Soy humano y cometo errores, errores de los que me repondré
Que no me importen las miradas juzgadoras, que solo me importes tú
Pues no me juzgas y me tiendes la mano para seguir
Amén

Recita un Padre Nuestro, un Gloria y un Ave María.

Rezar la oración para finalizar.

Octava Estación

Jesús vela por las mujeres de Jerusalén que sufren por Él

He llorado muchas veces sin cesar, por motivos terrenales que no son importantes
He sido egoísta, solo me velado por mí, por mis intereses
Mis lágrimas solo deberían ser derramadas cuando no he acudido a tu llamado
Cuando me he distraído con cosas sin importancia
Sé que amas Jesús y me consuelas, por eso te doy las gracias
Por ser misericordioso conmigo
Amén

Recita un Padre Nuestro, un Gloria y un Ave María.

Rezar la oración para finalizar.

Novena Estación

La tercera caída de Nuestro Señor

Ya cerca del final, ya cerca de tu muerte, vuelves a caer Jesús
Tus fuerzas se han agotado, tu cuerpo no da más para el recorrido
Me veo reflejado en ti, pues ya no soy el de años atrás, ya no tengo la misma fuerza
El cansancio me consume y no puedo levantarme, pero tengo que hacerlo
Pues tú me das la fuerza necesaria para seguir en la lucha y que al final de mis días
Pueda por fin reunirme contigo Jesús
Amén

Recita un Padre Nuestro, un Gloria y un Ave María.

Rezar la oración para finalizar.

Décima Estación

Al Salvador se le ha arrebatado su vestimenta

Tu vestimenta es arrancada con fuerza y dolor, pues empapada de sangre está
Yo he sentido ese dolor, he estado vulnerable ante otros, cuando en lo más profundo
Me han arrebatado lo que me protegía, no mi ropa, sino a los que amo
Sufro igual que tu Jesús, pues entiendo tal dolor, me entrego completamente a ti
Para que juntos podamos aliviar el dolor de alguien que sufra como nosotros
Amén

Recita un Padre Nuestro, un Gloria y un Ave María.

Rezar la oración para finalizar.

Décimo Primera Estación

Jesús ha sido crucificado en lo alto de la cruz

Soy fuerte gracias a ti Jesús, aparta de mi mente pensamientos de limitaciones
Luchare con todas mis ganas para ayudar a los que sufren
Como quisiera haberte podido ayudar cuando estabas en la cruz
Ayudaré al otro, pues no pude ayudarte Mi Señor
Amén

Recita un Padre Nuestro, un Gloria y un Ave María.

Rezar la oración para finalizar.

Décimo Segunda Estación

El Salvador a muerto crucificado

En la Cruz te encontrabas Jesús, y tu pulso se apagó por las vidas de muchos
Nos has salvado, entregando tu vida, lleno de heridas en tus manos
En tus pies a causa de unos clavos infames
Una herida en tu torso has recibido, has muerto para salvarnos
Y por eso te damos las gracias, gracias infinitas por amarnos de tal forma
Dedicare mi vida a ti, a demostrar que tu muerte no fue en vano
Luchare porque todos conozcan tu palabra
Y mis hermanos te amen como te amo yo
Amén

Recita un Padre Nuestro, un Gloria y un Ave María.

Rezar la oración para finalizar.

Décimo Tercera Estación

La Virgen María sostiene en sus brazos a su hijo muerto

Madre de todos nosotros, te abrazamos con fuerza pues entendemos tu dolor
No nos apartaremos ni un momento de tu lado, porque juntos somos más fuertes
Te pedimos que no nos apartes, que nos permitas estar siempre junto a ti
Para que dolor que suframos sea menos pesado, porque estas a nuestro lado Madre
Amén

Recita un Padre Nuestro, un Gloria y un Ave María.

Rezar la oración para finalizar.

Décimo Cuarta Estación

Jesús ha fallecido y es llevado al Sepulcro

Jesús a muerto, pensamos que era el final, que todo había terminado
Pero no fue así, pues resucito de entre los muertos
Así resucitamos todos nosotros, después de caer en batalla contra el mal
Seremos fuertes bajo la gloria de Jesús y seguiremos luchando por su palabra
Iluminaremos cada espacio de oscuridad en el mundo
Seguiremos vivos aun después de morir
Pues viviremos en el reino de Dios
Amén

Recita un Padre Nuestro, un Gloria y un Ave María.

Rezar la oración para finalizar.

¿Qué significa la décima estación del Vía Crucis?

Para muchos es difícil comprender esta estación, pues nos encontramos con un Jesús completamente desvestido, vulnerable e indefenso, este es el lado más humano de todos nosotros y a esto se refiere esta Estación, la desnudez y un cuerpo libre es completamente vulnerable a ser herido, y si, Jesús es un ser celestial, pero aun así nos mostró su lado humano, creando una empatía imposible de romper entre nosotros y Él.

Muchos de nosotros conocemos la historia de Nuestro Salvador, quizás la hemos escuchado infinidad de veces, pero una cosa es conocerla y otra cosa es vivirla, para poder entender realmente por lo que pasó Jesús debemos entregarnos al Vía Crucis, sentiremos con él, en carne propia, todo lo que sufrió Jesús para salvarnos.

Realizar un Vía Crucis es la forma perfecta para crear una conexión con Nuestro Salvador, y así valorar todo lo que hizo y sigue haciendo por nosotros, Él nos acompaña y nos salva de todo mal.

Más Novenas relacionadas

Ir arriba