Novena en Honor a San Martín Caballero

San Martín de Caballero, también conocido el hijo de Dios, es el patrono de los mendigos, soldados, comerciantes, tejedores y fabricantes de textiles; fue un soldado que sirvió como caballero de la guardia imperial Romana.

San Martín de Caballero dejó su vida militar para pertenecer al ejercito de Cristo, llegó a ser obispo y defensor fiel de la fe en Cristo.

Fue un hombre que recorrió todo su territorio para evangelizar y velar por lo más necesitados, compartió su capa con mendigo que tenía mucho frío. Su fe era única hacia Dios tanto que decidió estar al servicio de él.

¿Cómo se reza la novena?

Oraciones para mendigos

La novena se reza con un conjunto de oraciones durante los nueves días, en esta oportunidad la puedes adaptar según la circunstancia que estás viviendo. Al finalizarla novena puedes cerrar con una misa de acción de gracia en honor a este santo noble y de buen corazón.

  • Señal de la Santa Cruz
  • Oración inicial.
  • Oración por día de novena, se puede realizar por un motivo especial, salud, dinero, amor, trabajo, familia entre otros.
  • Se reza un Padre Nuestro, un Avemaría y el Gloria al padre.
  • Oración final.

¿Cuándo se inicia?

La puedes iniciar el 11 de noviembre que es el día de su festividad, o simplemente cuando surja la necesidad en tu vida de realizar esta novena por cual sea la circunstancia que estás viviendo.

¿Para qué sirve?

Sirve para pedir por los mendigos recordando el gesto de generosidad que tuvo San Martín Caballero con aquel pobre que tuvo frio, así mismo, para pedir por los soldados de la región donde te encuentras, de igual manera, puedes pedir por los fabricantes de textiles, este gesto por compartir su capa con el necesitado, y por los comerciantes debido a la esplendidez que lo caracterizó en vida.

Novena a San Martín Caballero

Adáptalo según sea tu necesidad, pide con mucha fe, realízala en un lugar sagrado donde no haya interrupción de ningún tipo, confía y veras que los favores serán concedidos.

Oración Inicial

San Martín Caballero,
dedico esta hermosa novena para que escuches
los anhelos de mi corazón, y seas tú el intercesor
de mis suplicas esperando con mucha confianza
las respuestas a todas mis angustias una vez que culmine esta novena.

Se y confió que así lo será, porque eres un santo noble
que te apiadas de los sufrimientos de los más necesitados,
y aprovecho de este modo para darte las gracias por tu bondad
y sabiduría y entrega a Dios nuestro creador.
Amén.

Día primero

San Martín Caballero,
hoy estoy acá iniciando esta novena en tu honor
para darte las gracias por ser el santo que me escucha
en los momentos difíciles, te pido por mi prosperidad
y la de mi familia para que no nos falte nada en nuestro hogar.

Que todo lo que tenemos lo podamos compartir
con las personas que más lo necesitan en estos momentos,
te pido para que las personas imiten tu ejemplo
de ayudar a los necesitados, quiero seguir tus pasos siempre.
Amén.

Se reza un Padre Nuestro, un Credo y el Gloria al padre.

Día segundo

En este segundo día de oración, San Martin Caballero,
hijo de Dios, quiero elevar mis oraciones para
pedirte por las personas que deambulan por las calles,
que no tienen que comer y pasan frio,
te pido para que una mano caritativa como la tuya los acobije.

Yo por mi parte me comprometo en ayudar a los que
necesitan de mi apoyo y consuelo, al finalizar
esta novena haré una obra de caridad en tu honor,
en agradecimiento de tu humilde y gran corazón.
Amén.

Se reza un Padre Nuestro, un Credo y el Gloria al padre.

Día tercero

San Martín Caballero, soldado de Cristo,
soldado del pueblo romano, te pido por el ejército
que hoy comanda en la región donde me encuentro
para que sean tratados de la mejor manera y
recompensados por su loable labor.

Te pido por esos soldados que hoy sirven al pueblo,
pero para que también sirvan a Dios,
y puedan seguir la humildad y solidaridad que te enaltecía,
que los soldados que hoy están en nuestro país sirvan
para velar la seguridad de nuestra
nación bajo la voluntad de nuestro padre.
Amén.

Se reza un Padre Nuestro, un Credo y el Gloria al padre.

Día cuarto

En este cuarto día de oración,
querido San Martín Caballero,
quiero pedirte por todas esas empresas textileras
en honor a tu donación de capa a ese hombre mendigo
que sentía mucho frio y con tu solidaridad lo arropaste.

Así pues, te pido para que la abundancia prevalezca
en cada una de estas fábricas,
para que el textil nunca les falte a las personas
y de este modo poder ayudar a los que hoy
no tienen como cubrir sus cuerpos.
Amén.

Se reza un Padre Nuestro, un Credo y el Gloria al padre.

Día quinto

San Martín de Tours,
quiero pedirte en esta oportunidad por la sanidad espiritual
de todas las personas que sienten tanto odio en el mundo,
que los maneja un espíritu lleno de maldades,
para que busquen a Dios y lleven una vida cristiana.

Limpia el corazón de todas esas personas que apuestan
por la maldad en el mundo, que el ejército de ángeles
los rodee y los acompañe y los transforme en personas
de buen corazón que necesitan de la palabra de Dios.
Amén.

Se reza un Padre Nuestro, un Credo y el Gloria al padre.

Día sexto

Bienaventurado San Martín Caballero,
eleva a mis suplicas a las manos de Dios
para que sean concedidas mis peticiones,
en este sexto día de novena me encuentro
en total arrepentimiento por mis pecados
de pensamientos y palabras.

Dejo en tus manos el mal que he cometido
para mi vida y la vida de otros,
pero con la fortaleza de que tú me ayudaras a
soportar las cargas que hoy tengo por arrastrar
estos pecados, pero el arrepentimiento hoy
está en mí y lo dejo en ti para que me sanes.
Amén.

Se reza un Padre Nuestro, un Credo y el Gloria al padre.

Día séptimo

San Martín de Caballero,
en este día quiero pedirte por todas esas
personas que sufren una enfermedad,
que se encuentran en agonía para que en
medio de ese dolor que sienten puedan rezar
muchas veces el Padre Nuestro y el Avemaría.

Pido por las almas de esas personas
que hoy están moribunda, para que puedan
arrepentirse de corazón de todos sus pecados
y sean perdonados por nuestro padre y así
conseguir la vida eterna al lado de nuestro señor Jesucristo.
Amén.

Se reza un Padre Nuestro, un Credo y el Gloria al padre.

Día octavo

San Martín de Caballero,
al finalizar esta oración te rendiré honor por ser
un hombre tan bueno y noble de corazón,
y daré ofrendas a las personas que este momento necesita,
entre alimentos, textiles y calzados se los daré en tu nombre.

No te apartes de mi vida, porque tu humildad me enseña
a ser una persona de bien, y confió que con
esta bonita labor nada me faltará,
porque sé que así será, la abundancia vendrá a mi vida
porque he compartido con otros lo que tengo.
Amén.

Se reza un Padre Nuestro, un Credo y el Gloria al padre.

Día noveno

San Martín Caballero,
en este último día de novena quiero agradecerte
por estar en mi vida siempre y más estos estos
últimos días que he necesitado de ti,
por eso te pido tu máxima protección
como soldado de Cristo, para que nada malo me suceda.

Bendice mi vida, bendíceme a mi familia,
bendice todos mis planes y proyectos para
que se cumplan de la mejor manera,
intercede para que Dios coloque los planes perfectos
en mi vida y poco a poco verlos realizado.
Amén.

Se reza un Padre Nuestro, un Credo y el Gloria al padre.

Oración Final

No me queda más que agradecer
a Dios y a San Martín Caballero por este
nuevo día que hoy termina, por la salud en
la que gozo mi vida, porque en medio de tanta
turbulencia estoy de pie llevando mi vida con el control de Dios.

Así pues, hoy suelto lo que no es sano para mi vida
y atraigo todas las cosas buenas que Dios
quiere que llevemos en nuestras vidas,
acepto con sabiduría todas las pruebas que nos da la vida
y la afronto agarrada de la mano
de San Martín Caballero mi soldado protector.
Amén.

Esta novena te ayudara a fortalecer tu fe a Dios, al saber la bella historia de San Martin de Caballero te darás cuenta que no es suficiente solo con creer, si no que a través de las acciones y la ayuda al prójimo estarás contribuyendo al servicio de nuestro padre, toma el ejemplo de este santo, y tus peticiones pronto serán concedidas.

 

Más Novenas relacionadas

Ir arriba