Novena Completa al Inmaculado Corazón de María

La religión es algo que nosotros mismo elegimos, somos nosotros quienes tomamos la decisión de colocar nuestra fe en un ente religioso, y en la mayoría de los casos colocamos nuestra devoción en las manos de la Virgen María, ella es Nuestra Madre nuestra conexión con ella es inimaginable, por ello siempre debemos encomendarnos a ella con los 9 días de plegarias.

Nuestra Madre posee muchas imágenes: La Virgen de Guadalupe, el inmaculado corazón de María, la Virgen del Valle, entre muchas otras, por eso existen tantas novenas de vírgenes, pero solo es Nuestra Madre.

Novena a Nuestro Inmaculado Corazón de María Virgen

Novena al inmaculado corazón de maría
Virgen María

Realizar una novena necesita de nuestra completa concentración, debemos entender para qué la hacemos y colocar toda nuestra fe en ella, esta es la novena al corazón de la Virgen María, de Nuestra Madre, con estas plegarias podrás encomendarte a ella y te ayudará en los momentos más difíciles de tu vida.

Día primero

El gran corazón de la Virgen

Hoy nos arrodillamos ante ti, majestuosa Virgen María, para darte gracias por existir
La bondad de tu corazón es inmensa y nos llena a todos de alegría
Te pedimos nos concedas esta pureza de corazón, queremos ser como tú
Haznos grandes de corazón, y podremos llegar a Nuestro Señor
Amén

Día segundo

Llena de amabilidad

Tu corazón está repleto de amor, nosotros no somos dignos de ti Madre
Has creado una gran fortaleza en tu corazón, has alejado el mal de tu vida
En cada rincón de tu ser solo hay amor y eso es lo que nosotros deseamos, ser puros
Te pedimos Madre, que nos liberes del mal, que en nuestro corazón solo haya amor
Amén

Día tercero

Compasiva con el prójimo

El sufrimiento te lastima, te conmueves por el otro y te pones siempre en sus zapatos
Dejas todo de lado por hacerle el bien a quien tienes al lado
Somos tus hijos y queremos hacer el mismo bien que tú
Por eso te pedimos con esta plegaria Madre Santa, que nos enseñes a amar
A amar al otro como tú lo has amado, ayúdanos a ver más allá de nosotros
A entender los problemas del otro y poder ayudarlo desde tu apoyo
Llena nuestro corazón de compasión, así reinará el bien en la Tierra
Amén

Día cuarto

Llama ardiente en tu corazón

El cansancio se ha apoderado de mi cuerpo y me ha tumbado en la cama
Soy perezoso y decido no hacer nada, cuando podría estar caminando hacia Dios
Toma mi mano con fuerza Madre Mía, libera a mi corazón de la apatía
Ayúdalo a levantarse con ganas, a saltar de alegría por el mundo
Sácame de mi cueva, muéstrame lo que hay allá afuera
Que mi corazón se regocije con las pequeñas cosas
Enséñame la llama de tu corazón Madre
Amén

Día quinto

Eres pura Madre Mía

Reina del mundo y madre de cada criatura existente en este mundo
No hay ser como tú, tú eres la perfección de la que nosotros carecemos
Trajiste al mundo al Salvador, entregaste tu vida, tu cuerpo y tu mente a nosotros
Has sido cariñosa, nos has llenado con tu amor y has ayudado a este mundo en tinieblas
Tu corazón es la verdadera pureza y ninguno de nosotros posee esto
Te alabamos por ser tan celestial Madre, no hay ninguna como tú
Y nosotros te adoraremos para siempre
Amén

Día sexto

Calidez profunda del corazón

Tu corazón desprende un cálido hogar, ese lugar al que todos queremos regresar
Nuestra Madre llena de vida nos sonríe desde el cielo e ilumina nuestro camino
Nos has acompañado en cada paso que damos, tomas nuestra mano para levantarnos
Pues hemos caído y seguiremos cayendo al suelo millones de veces, pero aun así estas ahí
Tú eres nuestro hogar, y creaste un hogar para cada uno de nosotros
Llénanos con tu amor, abrázanos y danos el calor que necesitamos
Permanece a nuestro lado y nunca nos desampares pues sin ti nos perderemos
Amén

Día séptimo

Demuestras humildad en cada acto Madre Santa

Siempre has sido la primera en el cielo, la elegida por Nuestro Señor y aun así eres real
No deseas ser la primera, pues crees que otros necesitan ese lugar
Miras al otro con amor y siempre desde la verdad del alma, diste todo y darías todo otra vez
Esa es Nuestra Madre, una luchadora que nos protege de cada mal del mundo
Eres humilde y no te das cuenta, pues de eso se trata, no te importa serlo
Desde tu corazón emanan las ganas de ser mejor cada día y de poner al otro primero
Cuando tú deberías estar primero en todo momento
Te agradecemos y te alabamos Madre, pues eres el vivo ejemplo
El ejemplo que todos queremos seguir
Amén

Día octavo

Fuerte como el roble, por tus hijos

El temor siempre se ha apoderado de mi
No doy grandes pasos porque tengo miedo a fallar, a fallarte a ti Madre
Siempre has sido fuerte y has luchado por todos nosotros
Enséñame de tu fortaleza, bríndame el valor que tanto necesito
Enséñanos a ser como tú, valientes
Venceremos si permaneces a nuestro lado
Amén

Día noveno

Emanas la paz y la tranquilidad

El mundo es un caos, lleno de males y desgracias por doquier
Y aquí estas Madre, llena de calma y tranquilidad
Tomas con dulzura nuestras manos y nos inundas con tu amor
Seremos capaces de afrontar las dificultades, pues tu nos sostienes siempre
Seremos pacientes, pues así llegaremos al reino de Dios
Amén

A lo largo de nuestras vidas vamos escogiendo diferentes caminos, pero todos convergen en el mismo punto, es el camino de Dios, por el que Nuestra Madre nos ha guiado, a veces tenemos miedo de pedir ayuda o sentimos que somos lo suficientemente fuertes para luchar contra el mal, pero para eso están las novenas, debemos tener valor para encomendarnos al corazón de la Virgen.

La vida que vivimos está llena de baches y obstáculos que debemos superar, pero debemos entender que solos no podemos, debemos aferrarnos al inmaculado corazón de María y así sabremos que llegaremos al reino de Dios.

Más Novenas relacionadas

Ir arriba