Novena Milagrosa al Ánima Sola

La novena dedicada al anima sola es una plegaria que se hace como costumbre devota a pedir por causas difíciles a esta cierva que según la leyenda fue una mujer piadosa de Jerusalén que se negó a darle agua a Jesús en el calvario por temor a los soldados y sacerdotes y por ello fue condenada al purgatorio.

No es considerada santa pero los fieles elevan plegarias a ella con la esperanza de ser escuchados en sus aflicciones más difíciles ayudándole también a aliviar su pena y para recibir sus favores, al igual que las oraciones a los santos, cumpliendo fervorosos la novena.

¿Cómo se reza la novena?

novena al ánima sola

 

La novena milagrosa al ánima sola se ofrece según la necesidad de quien la reza para pedir sus favores en especial cuando nos encontramos en una situación muy difícil que hasta pudiera ser considerada imposible, debe rezarse con voluntad y constancia durante nueve días consecutivos pidiendo con las oraciones diarias el favor que queremos y solicitando ante Dios por su alivio de las penas del purgatorio, lo que ofrezcamos para el ánima sola debemos cumplirlo.

Al ofrecer la novena convenimos ser especialmente respetuosos y agradecer por ser escuchados, cada uno de los nueve días con humildad le rezamos, pudiendo ser a la misma hora diariamente, para que atienda nuestros ruegos y pueda interceder en las necesidades que encomendamos. La fe en la oración nos concede esperanza.

Cada día tiene su oración específica y como otras novenas se rezan una oración para todos los días al comienzo y al final de la que corresponde, también en la novena se elevan unas invocaciones llamadas jaculatorias o plegarias para ella.

¿Cuándo se inicia?

No existe una hora o día específico para ofrecer la novena al ánima sola, lo mejor es hacerla cuando tengamos la imperiosa necesidad de elevar las oraciones a ella y cumplir con los nueve días seguidos puntualmente para establecer nuestro vínculo a través de la oración y podamos ser favorecidos con su gracia.

Muchos fieles han podido recibir los milagros de la fe a través de esta novena dedicada al ánima sola por eso recomendamos hacerla con fe y respeto que ella rogará a Dios por nosotros y para nuestro bien.

¿Para qué sirve?

Para concebir nuestras necesidades más urgentes a través de las súplicas ofrecidas a ella y que ella nos ayude ante Dios, reconociendo que somos pecadores imploramos con la novena ser escuchados y favorecidos humildemente, ello nos acerca más a la fe en sus favores,

Novena milagrosa al Ánima Sola

Iniciamos la novena con la señal de la santa cruz, luego rezamos:

Acto de constricción

Jesús ni señor y redentor,
Yo me arrepiento de todos los pecados
Que he cometido hasta hoy y me pesa de todo corazón
Porque con ello ofendí a un Dios tan bueno,
Propongo firmemente no volver a pecar
Y confió en que por tu infinita misericordia,
Me has de conceder el perdón de mis culpas
Y me has de llevar a la vida eterna,
Amén.

Se encomienda la novena milagrosa al Ánima Sola elevando la:

Oración para todos los días

Señor Dios todopoderoso
Redentor de las almas que se encuentran en el purgatorio,
Sufriendo los padecimientos de la soledad y la desesperanza
Por tu infinita misericordia
Apiádate de ellas y ampara especialmente a la más sola,
Sácala de su pena y alivia sus pecados
Con tu corazón generoso señor piadoso,
Según sea tu voluntad no la desampares,
Cúbrela con tu manto señor,
También a ti imploro Ánima sola te pido
Que ruegues por mí ante Dios
Y que mis suplicas sean escuchadas en esta novena,
Por más difícil que sean concédeme la gracias por
Tu intercesión, ante dios todopoderoso
Amén.

Luego de invocar esta oración se ofrecen las:

 

Jaculatorias al Ánima sola
Señor Dios todopoderoso
Concede la gracia del descanso eterno
A las benditas ánimas del purgatorio
Especialmente a la más sola señor,
Y tú anima sola, ante ti me presento
Implorando de tu intercesión ante a Dios por mí causa,
Que yo ofrezco rezar por tu gracia para que el señor te premie con su gloria,
En estos nueve días imploro humildemente
Por piedad anima bendita,
Intercede por mí, no me desampares,
Sagrado corazón de Jesús muéstrate
Benevolente con las almas necesitadas
Que esperan de ti el remedio de la salvación eterna,
No las olvides, que lloran sin cesar en búsqueda del perdón
Y la bondad de tu misericordia amado Jesús,
A la amina sola pido interceda por mí,
En esta novena para que me sean concedidas
Las gracias pedidas, pues solo tu señor
Haces lo difícil fácil y lo imposible posible
Por siempre, bienaventurado señor,
Amén.

Rezar un padre nuestro, un ave María y un gloria.

Día primero

Oh amado Jesús misericordioso
Me inclino a ti humildemente
Para pedir alivio y amparo por las almas del purgatorio,
Especialmente por la más desamparada y sola
Y por vuestra dolorosa pasión suplico
La salvación de nuestras almas
En tu gracia infinita,
Amén.

Rezar tres padres nuestros, tres ave María y un gloria por la pasión de Jesús en el calvario.

Día segundo

Oh amado Jesús misericordioso
Ofrezco mis oraciones por las almas del purgatorio
Encomendando especialmente al Ánima sola
Señor de bondad, por los dolores y asaltos
Que tu corazón conoce apiádate y libra su sufrimiento
Bendito seas señor,
Amén.

Rezar tres padres nuestros, tres ave María y un gloria por la pasión de Jesús en el calvario.

Día tercero

Oh amado Jesús misericordioso
Te ruego por las almas necesitadas del purgatorio
Especialmente por la más sola,
Te imploro que sabes cuán grande pena y tristeza
En el calvario te asechaba
Sin ningún consuelo solo tu fe
Amable Jesús, que viviste tanta angustia y aflicción
Apiádate de los necesitados
Amén.

Rezar tres padres nuestros, tres ave María y un gloria por la pasión de Jesús en el calvario.

Día cuarto

Oh amado Jesús misericordioso
Te suplico alivio por las almas del purgatorio
Especialmente la más sola,
Por la caridad que reina en tu corazón
Como la ofrecida a tus discípulos
Aun cuando te ahogaba la angustia,
Y pedías de ellos oración sin caer en tentación
Escucha mis ruegos
Amén.

Rezar tres padres nuestros, tres ave María y un gloria por la pasión de Jesús en el calvario.

Día quinto

Oh amado Jesús misericordioso
Te ruego alivio para las almas del purgatorio
Especialmente la más sola,
Abocándome a tu infinita paciencia
Por soportar el dolor de los tormentos
Y humillaciones tan infames
Con la que tuviste que transitar,
Respondiendo tus pesares con sumisión y silencio
Amén.

Rezar tres padres nuestros, tres ave María y un gloria por la pasión de Jesús en el calvario.

Día sexto

Oh amado Jesús misericordioso
Ofrezco mis oraciones por las almas del purgatorio
Especialmente la más sola,
Apiádate de ella por el dolor que sufriste
Cuando estuviste solo y abandonado,
Por todos quienes siempre estuvieron a tu lado
Y por cobardía desertaron sin tener fe en ti
Amén.

Rezar tres padres nuestros, tres ave María y un gloria por la pasión de Jesús en el calvario.

Día séptimo

Oh amado Jesús misericordioso
Imploro piedad para las almas del purgatorio
Especialmente la más sola,
Suplico caridad por ese terrible sufrimiento
Que padeció tu cuerpo con las llagas y golpes
Que te causaron en ese tormento,
Amén.

Rezar tres padres nuestros, tres ave María y un gloria por la pasión de Jesús en el calvario.

Día octavo

Oh amado Jesús misericordioso
Ante ti elevo mis plegarias por las almas del purgatorio
Especialmente por la más sola,
Por las tres horas de tu sufrimiento inconcebible en la cruz señor,
Y ese padecimiento inhumano que tuviste
Señor bendito tan valiente y obediente
Que asumiste las heridas y espinas humillado y sosegado,
Escucha mi plegaria
Amén.

Rezar tres padres nuestros, tres ave María y un gloria por la pasión de Jesús en el calvario.

Día noveno

Oh amado Jesús misericordioso
Por tu sagrado dolor te imploro por las almas del purgatorio
Especialmente la más sola,
Así como el padecimiento tal cruel y profundo
Del último aliento en la santa cruz,
Entregando tu alma al padre todopoderoso
Humildemente te suplico
Amén.

Oración para concluir

Dios todopoderoso ante ti mis ruegos pongo
Humillado te confieso que he pecado,
Y me amparo en tu infinita misericordia
Porque me pesa de todo corazón haberte ofendido,
Ampáranos y consuélanos
Sobre todo a las almas necesitadas de tu misericordia
Las que están en el purgatorio señor,
Sufriendo los padecimientos de la eternidad en condena,
Alíviales de sus pesares porque solo tú eres
Quien puede ayudarles a descansar,
Concédeles el perdón y descanso eterno,
Ilumínales el camino al cielo por tu bondad señor amado
Misericordia Jesús, dales consuelo
Amén.

Al culminar esta oración, concluimos haciendo las peticiones y con fervor y luego hacemos la señal de la santa cruz.

Si este novena te ha gustado te invitamos que recites muchas más en este sitio web sobre novena católica a todos los santos de la iglesia.

Más Novenas relacionadas

Ir arriba