Cómo Rezar el Novenario Completo para Difuntos

Existen muchos momentos difíciles de afrontar en la vida, cuando una persona muere, el dolor que nos causa es indescriptible y el único que puede sostenernos y darnos las fuerzas para continuar es Nuestro Padre, podemos encomendarnos a Él en tan complejo momento y encomendar a la persona que se marchó, con ayuda de los 9 días de rezos.

No todos sabemos cómo recitar una novena, pero esto es sumamente sencillo y te ayudará a superar poco a poco la muerte esa persona de la mano de Nuestro Señor Dios.

¿Cómo rezar una novena para un difunto?

novenario para difuntos
Funeral de un difunto querido

A la hora de realizar una novena es necesario tener los pasos a seguir y entender muy bien para que funciona este tipo de proceso, puesto que existe una forma específica para la realización de la misma, con las siguientes indicaciones podrás lograrla de forma efectiva.

  • ¿Por qué rezar una novena?

El objetivo de una novena es conseguir por parte de un ente religioso o celestial una intervención, una gracia o algún tipo de bendición. En la mayoría de los casos las novenas son rezadas a Nuestro Padre Dios, esta es dedicada a los a difuntos, pero siempre ante la aprobación y los oídos de Dios.

  • ¿En qué momento se debe rezar una novena?

Existen novenas famosas que son conocidas por una gran cantidad de personas, como el Sagrado Corazón de Jesús que siempre debe realizarse en la misma fecha, pero dependiendo de la novena puede realizarse cuando la persona o personas que la realicen lo deseen, en esta ocasión las novenas a los difuntos se hacen justo los 9 días después de su fallecimiento.

  • ¿Existen tipos de plegarias para los 9 días?

Novenas de anticipación: Las novenas más comunes son las que se realizan antes del funeral de una persona fallecida, casi siempre se hacen con el objetivo de pedirle a Nuestro Señor que proteja esa persona y la lleve al cielo, y además nos ayude a nosotros a superar poco a poco la perdida.

Novenas de preparación: Estas se realizan en momentos festivos de la iglesia o para eventos espirituales que se realicen ahí, para que el espíritu de los involucrados esté preparado con el poder de Dios.

Novenas de petición: Son oraciones que se utilizan para pedirle a Nuestro Padre que intervenga en nuestra vida y nos ayude con los obstáculos de nuestra vida.

Novenas de indulgencia: Estas plegarias se utilizan para pedirle a Nuestro Señor que nos perdone por los pecados que hayamos cometido, con ellas debemos realizar un tipo de penitencia. Es común que estas plegarias se realicen con más personas.

  • No son obra de magia.

Muchas personas creen que con realizar una novena rápidamente conseguirán lo que desean, primero debemos entregarnos por completo a la fe, y esperar que se cumpla la voluntad de Nuestro Padre, Él es el único que sabe lo que realmente necesitamos, aunque nosotros no lo entendamos, siempre está pendiente de ayudarnos y hará lo que sea mejor.

  • Debes tener una razón para realizarla.

Debemos entender para qué realizaremos la novena, con qué intención estamos buscando la ayuda de Nuestro Padre. Antes de iniciar cualquier novena debes saber para qué, qué buscas conseguir, y entender que, como lo dijimos anteriormente, no es magia, siempre se hará la voluntad de Dios.

  • Grupales o individuales.

Una novena puede realizarse tanto en grupo como uno solo, depende de para qué sea puedes reunirte con un grupo de personas y realizarlas en conjunto. Pero si deseas que sea algo intimo puedes hacerlo tu solo.

  • La novena no actúa por si sola.

Además de realizar la novena debes acompañarla con buenas acciones, no podemos esperar algo si no obramos de buena forma.

  • Debes ser constante.

Al realizar una novena debes apegarte a ella y no faltarle nunca, si la iniciarás debes ser firme y lograr completarla, además esto ayudará a tu comunicación con Nuestro Padre y será mucho más sencillo expresarte al hablar con Él.

  • Las novenas no son solo para Dios.

Puedes realizar una novena a cualquier santo que desees, muchos piensan que solo son para Nuestro Padre, y aunque todas necesitan su presencia puedes realizarla hacia cualquier santo.

Novena de difuntos los 9 días

Cuando se realiza una novena por un difunto encomendamos su alma al Señor, para que siempre lo proteja y lo lleve a su reino, y también para que Nuestro Padre nos acompañe en el camino de la superación del dolor de la perdida, para que continuemos nuestra vida. Para iniciar la novena se recitan la oración final y el responso, con esas mismas oraciones se finalizará cada día.

Oración Final

Querida Virgen María
Llena de gracia y misericordia
Recuérdanos a nosotros
Los que estamos y permanecemos
Dentro del purgatorio
Intercede por nosotros
Ayúdanos a ser perdonados
Sácanos de las tinieblas
Con la luz de tu ser
Amén

Responso

Padre Dios, olvida nuestros pecados
Respuesta: En el momento que purifiques a este mundo y quede hecho cenizas.
Señor Todopoderoso sé el guía de mis pasos.
Respuesta: En el momento que purifiques a este mundo y quede hecho cenizas.
Padre concédenos el descanso eterno, llénanos de tu luz e ilumina tu sendero.
Respuesta: En el momento que purifiques a este mundo y quede hecho cenizas.
Recita el Padrenuestro
Delante de las puertas del inframundo
Respuesta: Señor, libera cada una de las almas
Para que descansen en paz
Respuesta: Amén
Padre, escucha nuestras plegarias
Respuesta: Para que entiendas nuestro sufrir
Padre, te rogamos nos brindes el descanso eterno
Respuesta: Y tu luz, ilumine cada rincón lleno de tinieblas
Para que descansen en paz.
Respuesta: Amén

Día primero

Para iniciar se recita la Señal de la Santa Cruz.

Padre, Jesucristo, Nuestro Creador necesitamos de ti
Uno de tus hijos necesita de tu infinita bondad
Te hemos ofendido y eso nos carcome el alma
Castíganos Padre, necesitamos de ti
Repréndenos, para que el pecado desaparezca para siempre
Cumpliremos la penitencia que merezcamos
Amén

Se finaliza recitando la oración final y el responso.

Día segundo

Para iniciar se recita la Señal de la Santa Cruz.

Padre Dios, eres Nuestro Guía
Tus fieles seguidores necesitan de ti para caminar
Hoy nos unimos ante ti, como uno solo
Para suplicarte que estés cada vez más cerca de nosotros
Escucha nuestras plegarias, observa nuestra buena obra
Libera a nuestros hermanos que han quedado en el purgatorio
Llévalos a tu reino, perdónalos Padre
Ayúdalos a llegar hasta tu reino
Amén

Se finaliza recitando la oración final y el responso.

Día tercero

Para iniciar se recita la Señal de la Santa Cruz.

Señor Poderoso
Castiga a los que osan pecar, pero siempre con justicia
Llénanos de la sabiduría necesaria para nunca pecar en esta vida ni en la próxima
No permitas que el mal nos arrastre y nos aleje de las puertas de tu reino
Danos el valor para no pecar jamás y que el purgatorio no sea nuestro final
Amén

Se finaliza recitando la oración final y el responso.

Día cuarto

Para iniciar se recita la Señal de la Santa Cruz.

Padre Omnipotente, infringe el miedo en nosotros
Miedo al pecado, miedo a faltarte a ti y a herirte de alguna forma
Muéstranos a nosotros tus hijos que los pecados solo nos destruyen
Y muéstrales misericordia a los que se arrepienten de haberlos cometido
Purifica a aquellos que fueron enviados al purgatorio,
Si consiguen tu perdón podrán hallar la gloria y la paz eterna
Amén

Se finaliza recitando la oración final y el responso.

Día quinto

Para iniciar se recita la Señal de la Santa Cruz.

No existe más justicia que la tuya, Mi Señor, por eso te pedimos
Que aquellos que no cumplieron con tus leyes divinas sufran la penitencia correspondiente
Pero que aquellos que se arrepintieron de sus fallas y ahora permanecen en el purgatorio
Sean liberados del pecado, llévalos a tu reino Padre, ayúdalos a que después de la muerte
Encuentren el camino correcto, junto a ti
Amén

Se finaliza recitando la oración final y el responso.

Día sexto

Para iniciar se recita la Señal de la Santa Cruz.

Siempre hemos adorado con el alma a la familia que nos has dado Padre
Por eso con esta novena te pedimos por todas aquellas personas
Que fueron importantes para nosotros, te rogamos que les brindes un pase a tu reino
Libera a cualquiera que esté en el purgatorio, muestra misericordia
Bríndales la gloria eterna
Amén

Se finaliza recitando la oración final y el responso.

Día séptimo

Para iniciar se recita la Señal de la Santa Cruz.

Hoy venimos a pedirte Nuestro Señor, por aquellos que se fueron antes de tiempo
Por cada persona que murió a causa de alguien más, castiga al causante
Y libera al alma en pena de cualquier pecado cometido, guíalo a tu reino Padre
Muéstrale cuan misericordioso puedes ser, sabemos que eres justo
Y les brindarás el perdón
Amén

Se finaliza recitando la oración final y el responso

Día octavo

Para iniciar se recita la Señal de la Santa Cruz.

Te pedimos Nuestro Señor, por todos aquellos los que cayeron en la trampa del mal
Y se dejaron embelesar por lo material, por lo que no los acompañará a tu reino
Quita las vendas de sus ojos, para que aprecien lo realmente importante
Que entiendan que lo más importante es lo celestial
Y logren comprender que junto a ti lo tendrán todo, pero no en un ámbito terrenal
Amén

Se finaliza recitando con la oración final y el responso.

Día noveno

Para iniciar se recita la Señal de la Santa Cruz.

Nuestro Padre, quien se sacrificó por cada uno de nosotros y nos llena de bondad
Muestra tu misericordia a tus hijos que se marcharon y no lograron llegar a tu reino
Bríndales tu perdón, para que salgan del purgatorio
Y se reúnan con sus otros hermanos
Tú eres bondadoso y lleno de humildad, hazlos pagar por sus pecados
Pero no los condenes, permíteles la redención
Amén

Se finaliza recitando la oración final y el responso.

La muerte es inevitable, a todos nosotros nos llegará algún día, y no hay que tenerle miedo, hay que verlo como ese momento final en el que por fin estaremos en el reino de Dios y permaneceremos en el hasta la eternidad, es doloroso perder a alguien cercano, pero junto a Nuestro Padre lo entenderemos y lo asimilaremos para seguir adelante.

Realizar una novena es el primer paso para ir soltando a esa persona que se fue y también la encomendamos a Nuestro Señor, sabemos que con él su alma siempre estará segura y nosotros seguiremos nuestro camino.

 

Más Novenas relacionadas

Ir arriba