Novena en Honor al Santísimo Sacramento

La novena al santísimo Sacramento al igual que la devoción a todos los santos, nos da la oportunidad de estar con nuestra fe y Dios a través de la oración, rezarla nos sujeta plenamente con la presencia del espíritu santo en nuestro corazón.

Para los fieles contemplar a Jesús sacramento es la más pura forma de sentir con fervor a cristo y elevar su novena por nueve días puede consolar nuestra aflicción.

¿Cómo se reza la novena?

novena al santisimo sacramento

La novena debe hacerse durante nueve días consecutivos ofrecidos al santísimo Sacramento, acompañados del santo rosario, cada oración de la novena se hace como muestra de esperanza y nos permite hacer la petición de nuestras necesidades más profundas en advocación del espíritu santo.

Luego de haber rezado el santo rosario y sus misterios, puedes comenzar implorando la oración de la novena para todos los días, seguidamente elevar con mucho fervor la oración que corresponda al día manifestando nuestra petición o causa difícil ante el santísimo Sacramento, para ser escuchados por el padre a través de su hijo convertido en cuerpo y sangre, esta parte va acompañada de un padre nuestro, ave María y gloria; seguidamente y con especial devoción es necesario que reflexionemos sobre nuestra súplica y ofrezcamos la oración para finalizar.

¿Cuándo se inicia?

Para la iglesia católica esta santa novena puede iniciarse esencialmente los 10 días previos a la celebración de Pentecostés, específicamente entre finales de mayo principios de junio; y para rezarla puede ser en cualquier momento del día.

Lo importante es que estemos en disposición de contemplar sus oraciones con fe y pedir por nuestra necesidad, ya que es un acto puro que va de la mano con plegarias que nos acercan a Jesús sacramentado.

¿Para qué sirve?

La novena al santísimo Sacramento es un instrumento de paz, que sirve para amparar la fe y esperanza de ser escuchados por Dios a través del sacrificio de su hijo Jesús, así pues, cuando nos agobia las dificultades tratamos de estar más cerca de nuestro señor y en comunión con su misericordia para tener consuelo, es el camino que con humildad nos muestra calma; recordemos que la oración fervorosa es el alivio del alma.

Novena católica al santísimo Sacramento

Por la señal de la santa cruz, de nuestros enemigos líbranos señor, Dios nuestro, en el nombre del padre, del hijo y del espíritu santo, amén.

Oración para todos los días

Santísimo sacramento del altar,
Que estas en cuerpo y alma con infinita piedad
Consagrado ante Dios todo poderoso
En sacrificio para tu gloria alcanzar,
Me rindo ante ti con la mayor humildad
Pidiendo perdón por mis pecados e implorando caridad,
Te entrego todas mis dificultades y ruego ser un noble ciervo
Al que puedas absolver con inestimable bondad,
Cuerpo y sangre de cristo ampárame y apártame de todo mal
Clemencia señor te suplico en estos momentos de dificultad,
Conoces todos mis pecados señor,
Te ruego con todo mi corazón en esta novena,
Me concedas la gracia que pido padre santo
Por tu infinita misericordia, Amén.

Alabanzas y glorias ala santísimo Sacramento del altar

Día primero

Oh santísimo sacramento del altar
luz del mundo infinita que abre el camino de la consagración hacia ti
imploro tu perdón y tu gracia divina, me entrego a ti humildemente señor
para que hagas en mi según tu palabra, no permitas que me pierda
líbrame de los pecados terrenales y concédeme el favor que te pido
permíteme estar siempre a tu lado
santifícame señor
Amén.

Rezar un padre nuestro, un ave María y gloria.

Bendito y alabado, sea el Santísimo Sacramento del altar, la purísima concepción de la bienaventurada virgen María, amén.

Día segundo

Oh santísimo sacramento del altar
presente en la hostia consagrada, como la luz en la oscuridad
santifícame, protégeme y hazme servir a ti
que tu sacrificio sea eternamente mi ejemplo a seguir
alivia mis tristezas y comparte mis alegrías
no me dejes, eres mi amor más grande y verdadero
te alabo y te glorifico señor
fuente de mi salvación
amén.

Rezar un padre nuestro, un ave María y gloria.

Bendito y alabado, sea el Santísimo Sacramento del altar, la purísima concepción de la bienaventurada virgen María, amén.

Día tercero

Oh santísimo sacramento del altar,
te venero por la dulzura de tus enseñanzas,
por tu infinita misericordia señor todopoderoso,
quiero servirte con humildad y sacrificio para alabarte y glorificarte
cuan dulce flor que crece en medio de la nada y aun así,
florece por ti con la esperanza de estar siempre
a tu lado consagrado y bendecido
amén.

Rezar un padre nuestro, un ave María y gloria.

Bendito y alabado, sea el Santísimo Sacramento del altar, la purísima concepción de la bienaventurada virgen María, amén.

Día cuarto

Oh santísimo sacramento del altar,
eres amor infinito en la eucaristía
que irradia tu gracia sobre cada uno de sus fieles cofrades,
me presento ante ti con total humildad para que me concedas
la comunión sagrada en la forma más pura y admirable y estar contigo siempre,
como hermoso tesoro convirtiendo el vino y el pan dentro de mi corazón,
concédeme la fuente de felicidad para alabar tu nombre señor,
amén.

Rezar un padre nuestro, un ave María y gloria.

Bendito y alabado, sea el Santísimo Sacramento del altar, la purísima concepción de la bienaventurada virgen María, amén.

Día quinto

Oh santísimo sacramento del altar,
contigo siempre quisiera estar,
bendiciendo tu santo nombre y alabando tu bondad,
oh señor aleluya, es preciso que mi corazón respire junto a ti,
como llama eterna de amor inestimable,
acompañándote fielmente como los ángeles que custodian el sagrario para ti;
eres mi luz, tu palabra es vida confío en ti señor,
amén.

Rezar un padre nuestro, un ave María y gloria.

Bendito y alabado, sea el Santísimo Sacramento del altar, la purísima concepción de la bienaventurada virgen María, amén.

Día sexto

Oh santísimo sacramento del altar,
tu inmenso amor y pureza se resguarda con tal delicadeza
como fuente de vida eterna en el cáliz de tu sangre,
en el sagrario como alianza eterna para perdonar todos nuestros pecados
y conmemorar tu santo nombre hasta el fin de los tiempos,
pues tu palabra es el principio de vida eterna señor,
la salvación de tus hijos convertidos en ti,
amén.

Rezar un padre nuestro, un ave María y gloria.

Bendito y alabado, sea el Santísimo Sacramento del altar, la purísima concepción de la bienaventurada virgen María, amén.

Día séptimo

Oh santísimo sacramento del altar,
el más puro y perdurable amor,
concédenos con tu sacrificio la vida eterna a través del pan y el vino,
pues nosotros nos debemos a ti fieles,
como lo hizo la virgen María aceptando su misión,
nos sentimos virtuosos con este hermoso regalo para servirte y glorificarte,
señor todopoderoso eres fuente de salvación para quienes se convierten a ti,
consuélanos, danos valor, derrama sobre nosotros tu misericordia
y despierta el amor eterno en nuestro corazón,
que nuestra unión con el padre sea por toda la eternidad,
amén.

Rezar un padre nuestro, un ave María y gloria.

Bendito y alabado, sea el Santísimo Sacramento del altar, la purísima concepción de la bienaventurada virgen María, amén.

Día octavo

Oh santísimo sacramento del altar,
te manifiestas como la llama eterna entre tus fieles
para tocar los corazones y llamarlos a ti,
misericordioso señor, gracias por sembrar la más grande esperanza convertidos a ti,
por ello tu corazón en la eucaristía reflejado en nosotros hará crecer la caridad,
la fe y la esperanza, adorado señor todopoderoso, gracias infinitas,
amén.

Rezar un padre nuestro, un ave María y gloria.

Bendito y alabado, sea el Santísimo Sacramento del altar, la purísima concepción de la bienaventurada virgen María, amén.

Día noveno

Oh santísimo sacramento del altar,
siembra en mi corazón y mi ser cual jardín de virtudes
que florezca con tus dones que con tu hostia consagrada
veas nacer la humildad y el amor hacia ti
y hacia el prójimo de manera excepcional,
llénanos de tu misericordia, has que nuestros actos se parezcan a ti mi señor,
para gozar de estos dones por siempre en tu santo nombre,
amén.

Rezar un padre nuestro, un ave María y gloria.

Bendito y alabado, sea el Santísimo Sacramento del altar, la purísima concepción de la bienaventurada virgen María, amén

Oración para finalizar

Santísimo sacramento del altar, derrama sobre todos tus fieles
El infinito amor que por tú sagrada pasión, redimiste al mundo;
Haz de nosotros un instrumento de tu paz y alivia nuestras penas señor,
Santifica nuestros dones a través del sacramento
Y llena con tu hostia consagrada nuestra vida,
Conviértenos en tu imagen y semejanza,
Con la sagrada eucaristía haz tu obra en nosotros señor Dios misericordioso,
Ampáranos en todo momento por siempre,
amén

Alabanzas y glorias al santísimo Sacramento del altar.

Para finalizar la novena al santísimo sacramento después de rezar un padre nuestro, ave María y gloria, hacemos la señal de la cruz.

 

Más Novenas relacionadas

Ir arriba