Novena Milagrosa a San Charbel

San Charbel ejemplo de vida consagrada, amante de la Eucaristía y de la Virgen María, un ser humano con errores y virtudes igual que el resto de los seres humanos, conocido desde el Medio Oriente venerado particularmente en México.

Conocido también como Yusef nombre bautismal que al tiempo renuncia para convertir su nombre de consagración en Charbel, es un santo que dedicaba su vida a la oración; te invito que a través de esta novena en honor a los santos dediques tu tiempo espiritual a San Charbel, él es quien intercede en nuestros favores bajo la santa voluntad de Dios.

¿Cómo se reza la novena?

Novena A San Charbel
San Charbel

Esta novena se reza en un lugar al que consideras sagrado, un espacio donde la meditación puedes ser en total calma, inicia con la señal de la cruz, un padre nuestro y tres Ave María, seguido de la oración del día y finaliza con un Padre Nuestro, una Avemaría y un gloria.

Puedes escoger el octavo día de novena en ayuno para imitar su trabajo cristiano como prueba de tu lealtad a San Charbel.

¿Cuándo se inicia?

Se inicia en el momento que sientas la necesidad de su intercesión de un milagro, aunque su fecha de celebración son los 24 de diciembre, la puedes realizar antes durante la fecha festiva, sin embargo, las puedes ajustar a cualquier día que tu corazón te pida acercarte a él a través de la oración, solo debes tomar en cuenta que con la fe hay un mundo de posibilidades para lograr los anhelos de tu corazón.

¿Para qué sirve?

Esta novena a San Charbel sirve para pedir por la salud de los enfermos, para que las personas se recuperen y sea sanado por el milagro de la oración.

Muchos devotos de San Charbel realizan una lista con todas sus peticiones para que no se le olvide interceder ante Dios, se sugiere que la lista de peticiones sea de cualquier color, evitando el color negro. Seguidamente, lo dejan guindados en alguna parte de su cuerpo, piernas o brazos, esto se retira una vez que tus peticiones son concedidas; y en agradecimiento se coloca una lista de color blanco.

Padre Peralta nos dice que “Se trata de un acto devocional que debe estar alimentado de la oración y que el listón debe ser símbolo no solo de la petición, sino también de la oración constante hecha vida en cada uno de nosotros”.

Novena a San Charbel

Deposita tu confianza primeramente en Dios bajo la intercesión de San Charbel, esta novena la puedes realizar a nivel personal o grupal, espero sirva de gran ayuda en este momento de auxilio en tu vida.

Día primero

Amado San Charbel,
tú que venciste desde tu santo cuerpo la corrupción
y emanaste en ti el aroma del cielo, ven a mí,
ayúdame y concédeme la gracia que a mi padre celestial
pido en esta carestía que hoy tengo (hacer la petición).

Querido Dios,
tú que le concediste a San Charbel el don de la fe,
te imploro que me ayudes a vivir conforme a
tus mandatos y enseñanzas que dejas en tu palabra
de las sagradas escrituras, a ti entrego mi vida y corazón,
para ser una nueva persona.
Amén.

Rezar un Padre Nuestro. Ave María. Gloria.

Día segundo

¡Oh¡San Charbel,
tú que experimentaste el sufrimiento,
tú que fuiste víctima de la vida monástica,
y que Dios nuestro señor Jesús te convirtió en un ser de luz,
acudo en este segundo día de novena,
te pido por la salud de las personas que hoy
están enfermas en especial (nombre de la persona).

Confió en tu intercesión,
ruega al señor por la salud de (nombre de la persona),
tu señor que alabaste a San Charbel dándoles el
don para realizar milagros, ten piedad de estar persona
enferma para que cure su cuerpo y alma,
Amén.

Rezar un Padre Nuestro. Ave María. Gloria.

Día tercero

Amigo de Dios, San Charbel,
que tu luz iluminó la vida de muchos cristianos,
que brillaste en medio de la iglesia,
ilumina mi camino y de las personas que necesitan de Dios,
fortalece mi espíritu y alma, pido tu intercesión para (hacer petición personal).

Tú que fuiste un ejemplo de silencio y de paciencia,
ruega al señor por mí y las personas que lo necesitan,
que me dé las fuerzas suficientes para cargar con
esta cruz que llevo en mis hombros con coraje
así como le ayudaste a San Charbel cargar con su propia cruz.
Amén.

Rezar un Padre Nuestro. Ave María. Gloria.

Día cuarto

San Charbel, padre amoroso,
dejo mi confianza plena en ti,
espero escuches cada una de mis súplicas que
llevo hasta ahora en este cuarto día de novena,
te pido por mi salud y de los seres que amo,
muéstrame tu amor bajo el milagro de la sanación.

San Charbel, ruega por mí y las personas que amo,
quiero ser el reflejo de tu vida,
crecer con las virtudes cristianas para obtener tu misericordia,
quiero honrarte y glorificarte y darte las gracias por
socorrerme en momentos difíciles.
Amén.

Rezar un Padre Nuestro. Ave María. Gloria.

Día quinto

En este quinto día de novena,
querido San Charbel, amado de Dios,
llévame por el camino que tú escogiste al lado de Dios,
que las oraciones no falten en mi día a día
como lo hacías tú mientras rebañabas las ovejas.

Bendigo este lugar sagrado donde estoy haciendo
esta cadena de oraciones, así como cuando te
aparatabas a ese lugar sagrado a orar por horas,
perdona a todo aquel que ignora este acto de fe,
como aquellos te juzgaron y se burlaban por tu cercanía con Dios.
Amén.

Rezar un Padre Nuestro. Ave María. Gloria.

Día sexto

Poderoso intercesor, San Charbel,
perdona todos los pecados que he cometido hasta ahora,
limpia mi corazón y dame uno nuevo que esté alimentado
de las palabras de nuestro padre santo,
ilumina mi mente para recitar diariamente
oraciones que también toquen tu corazón.

Ruega por mi San Charbel,
protege con tu divina gracia mi vida,
protege la vida de mis padres, abuelos, hermanos, tíos, hijos y
todas las personas que desean el bien para mi vida,
déjame llevar el testimonio de tus milagros.
Amén.

Rezar un Padre Nuestro. Ave María. Gloria.

Día séptimo

En este séptimo día de novena,
te pido por las enfermedades que asechan mi país,
te pido por las personas más humildes que no tienen
como defenderse ante una terrible enfermedad,
protege a los niños y a los ancianos de enfermedades incurables.

Oh, San Charbel, fortalece el alma y el cuerpo a los más débiles,
que se acerquen a Dios a través de tu ejemplo,
que abran su corazón para quedar exento de toda mala energía
que quiera entrar en su espíritu, te lo pido de corazón.
Amén.

Rezar un Padre Nuestro. Ave María. Gloria.

Día octavo

En este octavo día de novena,
comienzo dándote las gracias por este ayuno
que he podido realizar en este día,
me arrodillo ante ti como lo hacías tú en la áspera
alfombra de caña, aumenta mi esperanza y mi confianza hacia ti.

Ruega por mi señor, te pido de corazón la gracia de
seguir viviendo en todos los caminos que aún me toca recorrer,
ruega al señor por mí, para que bajo su voluntad
sigamos la vida en cristiandad.
Amén.

Rezar un Padre Nuestro. Ave María. Gloria.

Día noveno

En este último día de novena,
aquí me tienes padre San Charbel,
mi corazón hoy se llena de gozo y se siente contento
por todos estos días que habló contigo,
siento una gran confianza de que mis suplicas durante
esta bella novena quedó contemplada bajo tu gracia.

Dios, padre misericordioso,
tú que has escuchado las súplicas de San charbel
y lo has colmado de bendiciones,
bendice mi vida desde este momento,
me siento en armonía y en paz dejando mis peticiones en tus manos,
porque solo ti eres el ser grandioso que escucha te apiadas de tus hijos.
Amén.

Rezar un Padre Nuestro. Ave María. Gloria.

Esperando que esta novena sea de gran ayuda ante las necesidades que están pasando por tu vida, recuerda que eres un ser humano con virtudes y errores, así como lo fue el padre San Chabel, sin embargo, su santidad se logró porque se esforzó en llevar una vida bajo la palabra de Dios, con estas oraciones no solo auxilian en momentos de necesidad también enseñan que cuando se busca a Dios en las novenas de todos los santos estás aceptando la cristiandad en tu corazón.

 

Más Novenas relacionadas

Ir arriba