Novena Completa a la Inmaculada Concepción

La religión se ha extendido durante muchísimo tiempo, y ha creado muchas formas para mantenernos más unidos con el reino de Dios, como lo es la Inmaculada Concepción, una creencia que ha demostrado que María siempre estuvo libre de cualquier pecado, si crees en esto debes encomendarte con los 9 días de plegarias, para quedar libre de pecado como Nuestra Madre.

Existen diferentes novenas de otras vírgenes de la Iglesia Católica, pero esta es una de las más poderosas pues llena de pureza la vida de Nuestra Madre, encomiéndate a ella.

Novena a la Inmaculada Concepción

Novena a la Inmaculada Concepción

La Inmaculada Concepción es una realidad, Nuestra Madre siempre fue pura y libre de pecado, utiliza esta novena para encomendarte a la Inmaculada Concepción, y así tendrás por seguro que serás liberado del pecado y alejado del mal para siempre, hasta que te reúnas con Dios en su reino.

Primer día

Oración inicial

María, Madre de todos nosotros
Llena de pureza y virgen entre las mujeres
Perfecta y celestial
Has sido escogida por Nuestro Señor
Liberada de cualquier culpa
Alejada del pecado original
Que Eva trajo a todas nuestras almas
Tú nos brindas la vida y redención
Nosotros también te escogemos, Soberana
Madre de Jesucristo
Restauraste lo que Adán y Eva destruyeron
Confiamos completamente en ti
E iniciamos esta novena en tu honor
Para pedirte que nos nombres tus hijos
Y nos libres del pecado
Tú eres santa y poderosa
Libéranos del mal que nos rodea
Bríndanos siempre tu ayuda
Y concédenos nuestra petición
(TU PETICIÓN EN VOZ BAJA)
Nos entregamos a ti Inmaculada Concepción
Amén

Jesucristo lleno de bondad, protegiste a Nuestra Madre María, la liberaste del pecado
Siempre fue pura ante tus ojos, Inmaculada Concepción
Permítenos a nosotros liberarnos de tan atroz pecado, siendo bautizados ante ti
Te rogamos con fuerza y amor, que nos enseñes a actuar siempre en el buen camino
Somos cristianos y seguimos la palabra de Dios, tú eres nuestro ejemplo a seguir
Toma nuestras manos y no nos sueltes jamás
Amén

Oración final

Inmaculada Concepción, Madre de todos nosotros
Trajiste la alegría y la salvación al mundo
Siendo completamente pura
Le rogamos a Dios por ti
Para que te libere de cualquier pecado
Pues trajiste a tu hijo al mundo a morir por nosotros
Limpia de pecado estas y nos has limpiado a nosotros
Llegaremos al reino de Dios a tu lado
Para gozar por fin de la paz y la vida eterna
Amén

“Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza. A ti, celestial Princesa, Virgen sagrada María, te ofrezco en este día alma, vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes, Madre mía”.

Deberás recitar 3 Avemarías.

Segundo día

Recitar a oración inicial.

Jesucristo, Santísimo hijo de la Virgen María, tú, Salvador de los hombres
Alejaste el pecado mortal de Nuestra Madre, durante mucho tiempo
Ayúdanos a nosotros a evitarlo, pero si caemos en el podemos remediarlo confesándonos
Te pedimos que intercedas por nosotros, para no cometer ningún pecado como María
Pero sabes que somos débiles y podemos caer ante la tentación
Perdónanos por ello y permítenos redimirnos confesándonos ante ti
Se compasivo con nosotros Señor, solo queremos estar a tu lado
Permítenos limpiar nuestros pecados y separarnos del mal para siempre
Amén

Recitar la oración final.

Tercer día

Recitar a oración inicial.

Salvador del mundo, Jesucristo, Hijo de María libre de pecado, cuidaste de Nuestra Madre
Le libraste de cualquier pecado por más pequeño que fuera
Nosotros deseamos ser puros, intentamos con nuestras acciones sanar nuestra alma
Hemos sido marcados con el pecado original, pero queremos ser dignos de ti
Por eso te pedimos que intercedas por nosotros
Ayúdanos a evitar cualquier pecado en nuestro camino
Llévanos por el sendero de la pureza, para ser como Nuestra Madre María
Sabemos que no somos dignos de ti, pero tú eres compasivo
Míranos con amor y permítenos limpiar el pasado infundido
Seremos dignos de tu perdón algún día
Amén

Recitar la oración final.

Cuarto día

Recitar a oración inicial.

Virgen María, Inmaculada Concepción, libre de cualquier pecado,
Hoy nos dirigimos a tu hijo, Jesús, pues él te liberó de todo mal y de los pecados
Él te ayudó a liberarte de cada una de tus pasiones, por eso tomamos tu mano
Para pedirle que interceda por nosotros, para así poder controlar nuestros deseos
Que los malos deseos desaparezcan de nuestra mente y se alejen para siempre
Así podremos seguir la palabra de Dios, tal y como es, seremos libres del mal
Ayúdanos a vencer siempre las tentaciones del mal en nuestro camino
A vencer cada obstáculo colocado por la maldad de las tinieblas
Y a luchar con los demonios que nos quieren alejar de ti
Amén

Recitar la oración final.

Quinto día

Recitar a oración inicial.

Padre Dios, que enviaste a tu hijo a los brazos de María, Inmaculada Concepción
Desde el primer momento en que tuvo a Jesús en su vientre la bañaste en gracia
Ante todos los santos y ante los ángeles que nos protegen del mal
Hoy te pedimos que tomes inspiración y nos aprecies de tal forma divina
Somos tus hijos, llevamos tu sangre en nuestras venas
Seremos dignos de llegar al cielo junto a ti, y tener un recibimiento especial
Cumpliremos con nuestro deber en la Tierra, enseñaremos tu palabra a los otros
Realizaremos los Sacramentos Santos, pues nuestro único lugar es a tu lado
Trabajaremos día y noche para reunirnos contigo en tu reino
Para por fin permanecer a tu lado, sin miedos ni temores
Pues tú nos cuidarás para siempre
Amén

Recitar la oración final.

Sexto día

Recitar a oración inicial.

Oh Señor Jesús, Salvador del mundo y las almas que en el habitan
Siempre viste la pureza dentro de Nuestra Madre María, le diste virtudes y dones excepcionales
Esos que el Espíritu Santo le otorgo en tu nombre, por ello hoy te pedimos Nuestro Señor
Tomados de la mano con la Virgen, que nos brindes esos dones a nosotros también
Para que las tentaciones se alejen de nuestra vida y podamos vencer al mal del mundo
Somos completamente fieles a ti, pero necesitamos de tu apoyo incondicional
Escucha nuestros deseos Padre, y si somos dignos concédenos lo que pedimos
Y estaremos agradecidos por la eternidad Padre Dios
Amén

Recitar la oración final.

Séptimo día

Recitar a oración inicial.

Virgen Inmaculada, libre de pecado y de maldad, llena de pureza
Hoy nos dirigimos a tu hijo, Nuestro Salvador, por te ha concedido dos virtudes
Nuestra Madre está llena de pureza y su virginidad sigue intacta, Virgen entre las mujeres
Por ello te pedimos Nuestro Señor, que intercedas por nosotros como por María
Que la castidad sea parte de nuestra vida y cuidemos con devoción nuestra virginidad
Nos guardaremos con amor para Nuestro Señor
Que el mal no nos tiente y si lo hace, seremos fuertes para no caer ante el pecado
Y valientes para luchar contra él, enseñando tu palabra la prójimo
Amén

Recitar la oración final.

Octavo día

Recitar a oración inicial.

Salvador Jesucristo, has sido bueno y amoroso con Nuestra Madre
Has otorgado a ella la gracia, el amor, la caridad y humildad de Nuestro Señor Dios
Por eso te pedimos de todo corazón y tomando la mano de María
Que nos enseñes a amarte de forma sincera, sin esperar nada a cambio solo amarte
Así nos aferraremos a la palabra de Nuestro Señor, el pecado no será impedimento
Te rogamos Señor Todopoderoso, que dentro de nuestro ser solo se albergue el amor por ti
Preferiremos morir o perder todo lo que poseemos antes que traicionar a Nuestro Padre
Seguiremos de ahora en adelante los pasos de Nuestra Madre María, libre de pecado
Amén

Recitar la oración final.

Noveno día

Recitar a oración inicial.

Oh Poderoso Jesucristo, hijo de la Inmaculada Concepción, Salvador de salvadores,
Hoy quiero pedirte un lugar en el reino de Dios, llenaste de gracia a María y la llevaste contigo
Te ruego de la forma más humilde posible, de la mano de Nuestra Madre
Que el día de nuestra muerte sea tranquilo y podamos gozar de la gloria y felicidad eterna
Y que el pecado este completamente borrado de nuestro alma y espíritu
Queremos llegar al cielo, junto a ti y junto a Nuestro Padre, siendo puros como María
Sálvanos de las llamas del infierno y abrázanos fuertemente
Seguiremos recorriendo el sendero del bien, el sendero de Dios
Amén

Recitar la oración final.

Hay muchas cosas dentro de la religión que vivimos apasionadamente, que desconocemos y es algo normal, estamos rodeados de seres celestiales que nos ayudan a vencer el mal, y tienen un poder que los mortales como nosotros no entenderíamos, por ello debemos abrir nuestro corazón a la Inmaculada Concepción, permitirles el paso a nuestras vidas con la ayuda de su novena.

Los 9 días de plegarias nos ayudan a conectar de una forma más fuerte con cualquier ente religioso, lo colocan en nuestra vida para que nos ayude, entrégate a la Inmaculada Concepción y estarás libre de pecados.

Más Novenas relacionadas

Ir arriba